Monday, 1 de February de 2010

Una más de Avatar y los actores

Filed under: Actores, Animación, Básico, Estrenos, Grandes películas — Tags: , , bigoblog - 6:50 am
Me molesta un poco que las películas donde los actores aparecen como seres animados no impliquen, para el común de los mortales que forman academias en Hollywood o en la China, actuación. Volví a ver Avatar el viernes y me fijé en lo que hacen los intérpretes, especialmente el trabajo de Zoe Saldaña, que es la única actriz de las principales a quien nunca vemos "como es". Después vi el video que se puede conseguir en Internet respecto del proceso de filmación, y después revisé El Señor de los Anillos y King Kong para recuperar la performance de Andy Serkis. Y el jueves, por casualidad, fui a ver Rey Lear con Alfredo Alcón. No, no voy a caer en la boutade de decirles que Zoe Saldaña y Andy Serkis son mejores actores que Alcón. Alcón hace un Lear impecable (la puesta no tanto, pero como acá hablamos de cine y yo de teatro sé poquito, dejémoslo ahí), pero técnicamente lo que hace es lo mismo que los otros dos en sus respectivos films. (more...)

Friday, 27 de November de 2009

Demasiada animación

Filed under: Actores, Animación, Estrenos, Libro de quejas — Tags: , , , , bigoblog - 8:06 pm

Pocas películas esta semana, poco para ver. Los dos "tanques" son animados, lo que prueba claramente el crecimiento de la tecnología de creación de imágenes, o más bien cómo la tecnología de creación y manipulación de imágenes ha tomado el cine por asalto. Esto no implica que sea mala o buena per se: simplemente se constata un hecho que, estoy seguro, está ligado al mito que liga el cine con el descubrimiento de lo extraordinario, a ver lo que la vida no nos permite ver, a desplegar nuestras posibilidades -vicarias, limitadas- de crear universos. Por eso es que mi denuesto de la semana va contra Los fantasmas de Scrooge. (more...)

Saturday, 19 de September de 2009

Personajes

Filed under: Actores, Básico, Grandes películas — Tags: bigoblog - 5:58 am

Hace un tiempo tuve una discusión con Mariano Llinás respecto de -llamémoslo así- el estatuto de los personajes. Para mí, un personaje es indispensable como puente entre esa construcción que llamamos film y el espectador. No digo que debamos identificarnos con ellos, sino que sus acciones y sus movimientos nos emocionan (en el sentido amplio del término). Para Mariano, no: los personajes no interesan en lo más mínimo, sino la construcción. Ambos mentamos Psicosis para ejemplificar: él decía que el hecho de que nos preocupáramos sucesivamente por la chorra Marion, por el cómplice de asesinato (bueno, no todos vieron la película...) Norman, etcétera, es la prueba de que a Hitchcock los personajes no le interesan. Mi hipótesis es que, justamente, esa basculación constante de uno a otro -incluso preocuparnos por tipos que hacen cosas aborrecibles- y el terror oscilante que nos causa el film es prueba de que Hitchcock sabe que nos interesan como criaturas, que creemos en ellas. (more...)

Monday, 31 de August de 2009

Sobre la ley de medios

Filed under: Actores, Libro de quejas, Qué lindo si... — Tags: , bigoblog - 3:03 pm
Este post es un homenaje a mi amiga Malena Solda, que vivió una semana complicada. Resulta que ella coprotagoniza Marat-Sade en el San Martín, teatro que depende del Gobierno de la Ciudad. Y hacía por lo menos dos meses que no le pagaban a nadie del elenco. Los actores armaron un texto que ella leyó después de las funciones del fin de semana pasado, como una más. Ni qué decir que la buscaron de cuanto medio anda dando vueltas para que hablase contra Macri. Y el problema es que aquí no se trataba de un "contra Macri" o "a favor de Macri", sino de un grupo de laburantes que contaban que el teatro estaba mal y que hacía dos meses que no cobraban: lo habrían hecho igual si el Jefe de Gobierno hubiese sido Telerman, Filmus o Mussa, que se presenta a todas. Por las dudas, ante esta pequeña movilización de todo el personal del San Martín, cuando la cosa tomó estado público apareció la partida y los actores cobraron. Dejo de lado toda consideración respecto de que sea necesario protestar para que se cumpla con derechos inalienables como trabajar y cobrar por ello. Quedémonos con el reflejo de la "prensa". (more...)

Sunday, 16 de August de 2009

¿Qué hay que mirar en el cine?

Filed under: Actores, Cine argentino, Crítica de la crítica, Estrenos — Tags: , , , bigoblog - 9:37 pm

En las últimas semanas, me han sucedido algunas cosas (privadas) relacionadas con el último film de Juan José Campanella que me obligan a pensar un poco respecto de cuál es el sentido de la crítica de cine. Siempre dije aquí –y repito ahora porque, como dice Mirtha, “el público se renueva”- que la crítica de cualquier cosa es un ejercicio de imaginación e inteligencia que motiva otro ejercicio de inteligencia e imaginación, la que ejerce el lector. Incluso si está poco lograda, una crítica de cine obliga a comparar el texto con el film y “hacer gimnasia” con el cerebro. No sirve para otra cosa, pero es muchísimo.

(more...)

Sunday, 12 de July de 2009

No escribí nada sobre Michael

Filed under: Actores, Básico — Tags: , bigoblog - 8:32 pm
Empecemos por decir que el hecho de que haya sido un hombre sospechado de pedofilia, en este caso, me importa poco. Escuché muchas veces protestas de imbéciles que decidieron que sus hijos no escuchen esas dos obras maestras de la música popular que son Off the Wall y Thriller porque "Era un pedófilo". En fin, hay cosas que no se conectan necesariamente unas con otras; es lo mismo que decir que uno no lee a Céline por sus simpatías de derechas, que no mira películas de Hitchcock porque era perverso, ni hablar de cómo trataba a los efebos Miguel Ángel, sin ir más lejos... En fin, invalidar la obra de un artista por su peor pecado como individuo (en el caso de que realmente sea cierto todo lo que se ha dicho de él) es totalmente falaz. Lista la queja, vayamos a por otra cosa. (more...)

Monday, 29 de June de 2009

Esto es una escena

Filed under: Actores, Bigoblog, Básico, Grandes películas, canon — Tags: , , , bigoblog - 10:53 pm
Seguramente hoy están todos pensando en cosas como, p0or ejemplo, quién ganó, a cuánto se fue el dólar, qué va a pasar, etcétera. Como soy un ser humano que vive acá, también me preocupa. Pero si en lo único que pensamos es en "eso", sonamos. Se supone que uno piensa en la política y la economía para poder seguir viviendo y gozando -como pueda- la vida. Buscando en la web algo que regalarles, encontré esta secuencia breve de Vértigo.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=zZq1okVqbSw]

(more...)

Wednesday, 10 de December de 2008

Sigue el balance

Filed under: Actores, Bigoblog, Básico, Estrenos, Grandes películas — Tags: bigoblog - 2:34 pm

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=ml2Ae2SIXac]

Hay que seguir, claro, no queda otra. En realidad siempre me pasa más o menos a mitad de año que no creo llegar a las diez películas. Y después resulta que me sobran. Será que me pongo demasiado autoindulgente al final, o que la regularidad de los estrenos hace que lo mejor se acumule en los primeros y últimos meses del año. Vaya uno a saber. Lo cierto es que alguien preguntaba por un par de películas (El asesinato de Jesse James era una de ellas) y fue de diciembre de 2007. El problema es que uno ya no se acuerda bien de las fechas de estreno. Y el año corre si no vuela. Volvamos. La primera gran, gigantesca película que vi en el año -de la que escribí millones de caracteres entre Crítica y El Amante, de paso- fue Petróleo Sangriento, de Paul Thomas Anderson. En total, la vi seis veces en lo que va del año, contanto varias en DVD. Lo que me entusiasma es simple: la inversión del uso fordiano del paisaje. En el western, el hombre es una figura más ante un paisaje impasible, inmutable, que lo ve como una hormiguita. Petróleo... es algo así como un post-western: si las películas del Oeste eran la historia del paso de la barbarie a la civilización, una película que habla de un magnate monstruoso que devora todo a su paso -algo bien fáustico- es el paso de la civilización a la tirania del Gran Dinero -para usar palabras de Dos Passos-. Es pasar, pues, del asentamiento de una comunidad a la aparición no del superhombre sino del super-individuo. El capitalismo es visto, pues, como el egoísmo salvaje -donde la barbarie se ha transformado en voluntad al punto de quebrar el paisaje, hacerlo propio, sacarle la sangre (literalmente). La forma de la película -planos-secuencia reveladores y un Daniel Day-Lewis al límite de lo humano- es precisa y contundente. No, no es un film a lo Scorsese -a Scorsese estas cosas no le salen: ver El aviador- sino otra cosa: una exploración hasta lo masoquista del monstruo americano. Y visualmente muy bella, al punto de causarnos estupor que nos atraiga ver un incendio monumental.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=iq_M8EOC4zA]

Después está Promesas del Este, otra genialidad de David Cronenberg. El tipo usa todos sus temas -el submundo larval y sórdido escondido debajo del nuestro, lo visceral y lo monstruoso tomando gozosamente control de lo humano, el Mal como producto y no como necesidad, la maternidad como imposibilidad y también como elección (lo biológico como elección y no como necesidad, podríamos decir)- en un contexto de melodrama policial impecable. Tiene a Viggo Mortensen en la segunda mejor actuación de su carrera (la primera es Una historia violenta, la tercera es El Señor de los Anillos, listo, ahí tienen un tipo que justifica su paso por la pantalla), a Armin Muehler-Stahl, a Vincent Cassel, al gran, desagradable Jerzy Skolimowsky, y a Naomi Watts, luminosa incluso cuando le atrae el lado oscuro. El final es además una reelaboración de El Padrino con signo opuesto, pero para todo el mundo quedará eternamente la secuencia de la pelea en las duchas, con Viggo desnudo, repetidamente cortado por cuchillos, repetidamente venciendo a sus oponentes a pura voluntad. El personaje es eso: voluntad pura. Es difícil retratar algo tan inasible, pero Cronenberg lo hizo.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=KdK4ut4QLsU]

Una más:Paranoid Park. Recuerdo haberle dicho a un amigo que Gus Van Sant siempre hizo lo mismo. Siempre estuvo fascinado por el mundo adolescente y buscó retratarlo. No otra cosa son Mi mundo privado y Todo por un sueño. Desde Elephant, Van Sant puede acercarse a ese mismo universo sin necesidad de caer en todas las convenciones de Hollywood, pero en realidad su estilo no es radicalmente distinto ni sus temas son otros. En todo caso, es más libre y eso se nota. En Paranoid... tenemos un personaje con el que es difícil tener algún grado de empatía. Sin embargo, todo el mundo que lo rodea -y la precisión documental con la que Van Sant lo retrata- tiene la densidad de lo creíble y lo complejo. La paradoja del estilo Van Sant reside en eso, en que las películas son simples pero cada plano esconde una cantidad enorme de cosas para ver, cada personaje podría protagonizar una historia, cada secuencia marca la inestabilidad y el suspenso -el verdadero suspenso- de no saber para dónde irá todo. Si convenimos en que la adolescencia es la edad del suspenso (¿qué seremos, quién nos querrá, cómo sobreviviremos? Todo en un constante "continuará"), Van Sant demuestra que hacer cine sobre la adolescencia es hacer películas sobre el peligroso estado del mundo (un mundo, basta salir a la calle, cada vez más adolescente). Por hoy alcanza. Seguimos antes de fin de semana. Como verán, hay mucho para decir. Digan ustedes.

De aquí a Terra.

Wednesday, 26 de November de 2008

Actores y autores

Filed under: Actores, Grandes películas — Tags: , , , , bigoblog - 10:52 pm

Después de varios posteos deprimentes, y dado que se estrena en la Argentina una película de espionaje con Russell Crowe y Leonardo Di Caprio (dirigida por el ex-buen director Ridley Scott), quería hablar de los actores, a ver si movemos un poco el avispero. Como saben, soy partidario de la teoría de autor y de la política de los autores, que no son la misma cosa (si quieren, en próximo posteo precisamos, pero pídanlo ustedes). Sin embargo, y junto con Néstor Almendros -y, claro, con su profeta Guillermo Cabrera Infante- estoy de acuerdo en que las grandes estrellas clásicas pueden muy bien ingresar en el estatuto de autor. Aunque Intriga Internacional y Ventana Indiscreta son, indiscutiblemente, flms de Hitchcock, no cabe duda de que entran también, respectivamente, en la obra distintiva de Cary Grant y James Stewart. O piensen en John Wayne, el más grande icono del cine , que da continuidad a todo el western sonoro aunque haya trabajado con Ford, Hawks, Hathaway o Sturgess. Es cierto que la transformación de un actor o figura en un habitante del universo cinematográfico es en mucho un trabajo del realizador (volvamos: qué sería de Wayne sin Ford, o de Stewart sin Capra, o de Jack Lemmon sin Billy Wilder) que muchas veces definen la persona cinemtográfica que luego utilizarán otros autores. Cuando llegó el método al cine, los actores dejaron de confiar en el director y viceversa. Es decir: la actuación en el cine (como bien definió incluso antes que los Cahiers y Bazin el señor Horacio Quiroga) no es el camelo ni la memoria emotiva, sino que todo parezca real, el aliento de la vida en la pantalla. Las grandes estrellas clásicas eran eso: un arquetipo que exudaba verdad. La escuela de los Brando, Dean, Newman, Steiger y sus seguidores (por ejemplo Dustin Hoffman) creían que no había más verdad que la individual. Que había que crear nuevas intensidades. Desgraciadamente y casi siempre, tales intensidades resultaron demasiado amplificadas por la pantalla y pasaron de la sinceridad del actor convirtiéndose en pura emoción en -es así, qué le vamos a hacer- camelo hecho y derecho. Subraye, sobreactuación, insoportabilidad. En el cine siempre menos es más salvo cuando demasiado es más. Me explico: cine es John Wayne y Buster Keaton con lo mínimo. O Al Pacino en Scarface con mucho más que lo máximo. En ambos casos, son extremos que sólo el cine puede crear y -qué curioso- siempre requieren de un director. Decía al principio que la excusa es esta película con Di Caprio y Crowe. El primero, para mí, aún no cumplió la regla de las tres películas, el segundo, sí. A ver. La regla dice que un intérprete tiene garntizado el olimpo del cine si trabaja en tres obras maestras tres o tres films donde su trabajo es decisivo para fijarlo en la memoria colectiva. Perdón el largo, pero quería ser preciso. Ejemplo: Tom Cruise tiene El color del dinero, Cuestión de honor (obra maestra, vuélvanla a ver) y Misión: Imposible II y Ojos bien cerrados. Tiene muchísimo más (la primera Misión..., la tercera, Cocktail, Negocios riesgosos, Los marginados...hay tanto en esa filmografía) pero con esas cuatro (una más de las requeridas) alcanza para el Olimpo. Trajo algo nuevo al cine: la juventud hiperquinética que todavía es más carne que máquina. Russell Crowe es un clásico. Tres películas que lo justifican: Los Angeles al desnudo, El informante, Capitán de Mar y Guerra. Es un héroe clásico, sólido, noble. Un profesional que deja de lado la vida privada (ver su trabajo, por ejemplo, en el otro Scott del año, Gánster americano) por lo que cree correcto. Siempre que encarna ese papel sale bien parado, incluso si su personaje hace cosas que uno repudiaría -es especialmente esquivo con las mujeres, por ejemplo. Como otro gran australiano reciente, Hugh Jackman -el señor fue Wolverine, mejor personaje en el cine incluso que en la historieta-, parece venido de la antigüedad cinematográfica, de una época feliz donde todavía arquetipo no era lo mismo que estereotipo. Aunque queda claro que estos tres films que mencionamos tienen atrás o un director inteligente (Los Angeles...) o un gran creador (Michael Mann y Peter Weir). Es decir, nuevamente, es el realizador el que descubre y pule el diamante en bruto que es toda gran presencia cinematográfica.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=m6aBbY-Eh0M]

 

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=RDlqgcMs1n4]

 

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=Nf9F8EFoVwg&feature=related]

En cambio, no estoy del todo seguro con Di Caprio. Ya expliqué hace un tiempo por qué para mí Titanic es una obra maestra, así que la coloco en su haber. Sin embargo, los films que realizó con Scorsese no lo han creado, cosa rara para el realizador que inventó a De Niro. Parecen de hecho avatares de otros actores de la obra del italoamericano (el joven Keitel, el joven De Niro, Willem Dafoe...) y no algo que sea propio de Di Caprio. Es más definitorio en su realización como habitante de la gran pantalla Romeo + Julieta, de Baz Luhrmann, que El Aviador o Pandillas de Nueva York. Por supuesto que tiene otra gigantesca Obra Maestra Absoluta como la versión estadounidense de Antoine Doinel en la gigantesca Atrápame si puedes. Van dos. Falta una. En ambas, un gigante del cine detrás: Cameron o Spielberg.

 [youtube:http://www.youtube.com/watch?v=aoZAKNn-hCc]

 [youtube:http://www.youtube.com/watch?v=L0NYA0B4pmI&feature=related]

Y ahora, después de muchos años (cuando eran actores baratos los usó Sam Raimi para acompañar a Sharon Stone en la divertidísima Rápida y Mortal), ahora estrellas, aparecen en Red de Mentiras. Y resulta que el film ni erosiona la personalidad cinemática de Crowe ni permite darle espesor a la de Di Caprio. Y vuelta al casi primer párrafo: estoy de acuerdo con la teoría de autor  la política de autores. El buen trabajo de estos dos en un film ambicioso y gigante demuestra -por el absurdo- que las grandes figuras del cine requieren siempre de un gran autor. Y Scott -cómo nos engañaron Los duelistas, Alien y Blade Runner- no lo es.

De aquí a Terra.

Saturday, 25 de October de 2008

Homenaje a una señora

Filed under: Actores, Sexo — Tags: , , , , bigoblog - 2:40 am

Quizás recuerden Boogie Nights, de Paul Thomas Anderson. En aquella película, el personaje de William H. Macy padecía estar casado con una ex estrella del porno que tenía sexo todo el tiempo, ante sus ojos, con cualquiera. Se volvía un personaje desagradable y terminaba trágicamente. La actriz encargada de dar vida a ese personaje se llama Nina Hartley y no hay ninguna vergüenza en decir que la conocen. Nina, nacida Mary Louise Hartman en 1959, es actriz, productora y directora de cine porno por vocación. Nada de historias de niña abusada o adolescente maltratada, nada de bailarina despechada por Hollywood. No: Nina, de hecho, empezó a hacer porno de mayorcita, a los 25 años, después de ejercer como enfermera. Su propia toma de conciencia respecto de la relación entre la salud y el goce sexual la llevaron a la pornografía. Es, además, feminista convencida –aunque por supuesto tiene feas polémicas con las militantes que consideran la pornografía como explotación de la mujer y justificación de la violación- y defensora pública del cine triple X. Para continuar con el asunto, da charlas en universidades, recibió un par de doctorados honoris causa, es docente y educadora sexual (sí, bueno, tiene videos como La guía Hartley para el goce anal, Guía Hartley de la masturbación, y Guía Hartley para el trío –en dos versiones: dos chicas y un muchacho y una chica y dos muchachos). Si vieron el Inside Actor’s Studio con William H. Macy, recordarán con qué humor y cariño recordaba él a su compañera: “cuando terminó el rodaje nos abrazó a todos y nos regaló videos como Anal Nina y cosas por el estilo, que recibíamos con lágrimas en los ojos”. Bien, toda esta introducción es para recomendarles un documental sobre el personaje llamado Nina, que puede verse nomás, entero, en la web (hagan clic acá). No tiene demasiado –nada- de sexo explícito, más allá de una performance de Nina como stripper seguida de una sesión se preguntas y respuestas. Lo demás es seguir al personaje, que resulta asombroso no porque haga algo demasiado extraño, sino porque lo hace y lo defiende con argumentos absolutamente lógicos, válidos, pensados. Uno se pregunta por qué el sexo explícito, en el cine, tiene tanta mala prensa, cuando es bastante más inofensivo que las mutilaciones a repetición de la saga de El juego del miedo, que para colmo de extrañeza distribuye la Disney. Ver dos personas (o más, o menos) ejercitando libremente la sexualidad tiene como único problema que un plano dure demasiado y el efecto liberador de endorfinas y hormonas de diluya. Por lo demás, como pasa con cualquier género, incentiva la imaginación y permite fijar en imágenes fantasías totalmente lógicas y naturales. En ocasiones –Nina Hartley es un ejemplo- uno se sorprende también con la calidad actoral de las estrellas porno. Recuerden que no siempre están excitados y que, a su alrededor, hay una plétora de gente filmando, encuadrando, maquillando, secando sudor, poniendo luces e interrumpiendo cualquier coito. No resulta la cosa más fácil del mundo, contra lo que pueda creerse. De paso, aviso algo: por estas últimas razones, me resulta siempre mucho más visible la pornografía que una escena erótica en un film “normal”. Porque en ese segundo caso salta inmediatamente la falsedad del asunto: el sexo y la muerte son los dos puntos donde más difícil resulta convencer al espectador. Ya varias veces escribí mi opinión favorable a la pornografía (reivindicada por gente como Barthélemy Amengual); lo que quería era avisarles de este documental y este personaje alegre, vital y bello como pocos. De paso, un clip de otro documental sobre la relación entre la pornografía y el feminismo, tema complejo y tirante si los hay:

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=rdGB2f0HgxI]

 

De aquí a Terra.

« Older Posts